Tierra de colores: Cuetzalan y la obra de Gregorio Méndez Nava

Patricia Ayllón García y Montserrat Pérez Campos

Sólo vivimos en tus pinturas

¡Sólo en tus pinturas vivimos, aquí en la tierra!

Así vas a la fraternidad, la cofradía de amistad, ¡ah, y la asamblea de los señores!

¡Das colora quienes van a vivir en la tierra!

In motlacuilolpan zan ti ya nemi, ye nican, tlalticpac!

Ic tictlilania cohuayotl, icniuhyotl, ah! in tecpillotl!

Tocontlapalpohua in nenemiz tlalticpac!

-Nezahualcóyotl (fragmento).

“El pintor del pueblo”

Miradas enigmáticas, frutas tentadoras y flores de los colores más brillantes saltan a la vista desde los lienzos que les dan vida. Afuera los verdes palpitan, las calles empedradas reciben los pasos de mujeres con canastas, los pájaros trinan y vuelan sobre Cuetzalan. El visitante no podrá pasar por alto sus paisajes ni su gente. Sin embargo, tampoco podrá evitar ver las pinturas de Gregorio Méndez Nava, cuya obra se extiende no sólo por las paredes de los hogares cuetzaltecas, sino también alrededor del mundo, vale mencionar que, actualmente, hay en París un paquete de 30 piezas suyas.

Cuetzalan del Progreso se encuentra en la parte noreste del estado de Puebla, sobre la sierra norte y el declive del golfo (Cuetzalan del Progreso. Enciclopedia de municipios. http://www.e-local.gob.mx/work/templates/enciclo/puebla/Mpios/21043a.htm, 17 de abril de 2010, 22:33 hrs). Es aquí donde se localiza San Andrés Tzicuilan, lugar de nacimiento de Méndez Nava o “Goyo”, como lo llaman cariñosamente quienes lo conocen. Quien lo busque sólo debe preguntar en las calles y llegará a la Casa de Cultura del Cuetzalan, en donde recibe a los visitantes con una sonrisa.

Sin embargo, desde antes de llegar a su escritorio, el recinto brilla con la exposición con muestras de su obra: mujeres con trajes tradicionales, jaguares azules, paisajes con verdes vibrantes y edificios que podrían materializarse en cualquier momento cubren los muros blancos y enmarcan las ventanas. Todo esto es preámbulo para internarse en el mundo del “pintor de Cuetzalan”.

Uno de sus principales objetivos al pintar es plasmar y retratar parte de la historia de las comunidades que integran al municipio, o, en sus palabras, “plasmar elementos que se están perdiendo o que ya se perdieron”. Algunas de las comunidades del municipio son Zacatipan, Yohualichan, Santiago Yancuitlalpan, Xocoyolo, Xiloxochico de Rafael Ávila Camacho, San Miguel Tzinacapan, San Andrés Tzicuilan y Reyesogpan de Hidalgo (Cuetzalan del Progreso. Enciclopedia de municipios. http://www.e-local.gob.mx/, 17 de abril de 2010, 22:33 hrs).

“No puedo pasar desapercibido y eso es ganancia”

Su origen indígena es otro de los factores que más injerencia tienen en su obra. Lo que trato es de proyectar y plasmar mi comunidad, mis tradiciones, las costumbres, parte de nuestra historia y las raíces. “A los indígenas siempre nos han gustado los colores fuertes y nuestro entorno, nuestra naturaleza, nos da precisamente eso, mucha luz, mucho color: las flores, la fruta y todo. Pues yo creo no me di cuenta y desde el principio empecé a manejar así los colores y eso ha producido cierta observación y cierto análisis sobre mi trabajo. Mi sello propio es el manejo de los colores”.

Cuenta que, de hecho, él no hablaba español, sino sólo náhuatl, su lengua materna; el castellano fue aprendido en la escuela. Sus primeros impulsos hacia el arte vinieron por parte de su padre, quien, según entiende el pintor, también tenía dotes para el dibujo: -Mi papá parece que era el que dibujaba. Me acuerdo que cuando yo estaba estudiando en la primaria le gustaba comprarme mis colores de cera, de esas cajas que traen 24 colores. Siempre quería que yo tuviera mis colores y después encontré en unas tablas que dibujó unas primaveras, unos pájaros sobre una rama pero la figura era muy sutil, muy bonita. Mis papás ya no viven, pero parece que él era el que tenía sensibilidad artística.

Sobre su instrucción educativa, menciona que pudo estudiar hasta la preparatoria, a la cual tuvo que asistir en Tezuitlán, pero éste sólo fue uno de los obstáculos que tuvo que sopesar para alcanzar sus objetivos. Sobre estas dificultades recuerda:

- En primer lugar lo económico, porque era difícil que yo pudiera tener una estancia en México o en Puebla. Precisamente yo me fui a Tezuitlan para estudiar la preparatoria, porque aquí en el diámetro no había una preparatoria, más que allá, era la única que había en ese tiempo. Me fui allá porque yo quería estudiar medicina, pero ya no pude por la economía y me dediqué a pintar. Vendía mis pinturas muy baratas, casi regaladas; esto tampoco me servía para seguir estudiando. Entonces entré a trabajar en una farmacia y después con el trabajo, que lo fui haciendo muy bien, me dejaron al frente de la farmacia. Eso medio tiempo para dedicarme a pintar. Después regresé a Cuetzalan y seguí pintando más formalmente, con más dedicación.

Uno de los episodios más significativos para su desarrollo como artista fue en el hogar de Vicente Lombardo Toledano, nacido también en el estado de Puebla, a quien conoció cuando tenía “19 ó 20 años”. Sobre esta vivencia Méndez Nava recuerda:

-En una ocasión, en casa de Lombardo, tuve que llevarle un informe [sic], porque él era de Teziutlán, yo vivía allá. Estudiaba allá, pero me agregue al grupo de él y de sus amistades. Entonces me mandaban periódicamente a dejarle un informe. En una ocasión me tocó llegar tarde, me dieron de cenar y me dice el maestro: compañero no se va poder ir a la calle porque es peligroso, se va a tener que quedar en la casa, en seguida lo instalan en la biblioteca. Efectivamente, ahí me pusieron un catre y en su biblioteca, muy grande, había pinturas de los tres grandes pintores de México, los pilares de la pintura: Siqueiros, Diego y Orozco. Entonces yo me asombré con esas pinturas y de ahí nació esa emoción para empezar a pintar. Claro tratando de imitarlos y de buscar, yo, mi técnica, mi estilo. Entonces compré mis óleos y empecé a pintar con más tenacidad.

No obstante, la propia experiencia de conocer a Vicente Lombardo Toledano fue uno de los momentos que marcaron su vida. Estudiando en Tezuitlán, hubo un evento al cual se avisaba a los jóvenes que no asistieran ya que ahí se encontrarían con “el diablo”. Esto, en lugar de asustar a Gregorio, sólo logró despertar su curiosidad, él quería ver al demonio a la cara:

-Cuando me fui de aquí a Tezuitlán a estudiar la preparatoria, era un chamaco de 17 ó, 18 años. En ese tiempo se celebró el aniversario de la institución. Lo invitaron a él para que diera una conferencia el 12 de octubre de 1963. Yo no sabía quién era él, yo acaba de irme de Cuetzalan, tenía poco más de medio año de estar en Tezuitlán. Esa mañana en las calles más concurridas aparecen unos carteles en las paredes del tamaño de una hoja de periódico, donde decía: “No asitas a la conferencia porque Lombardo es el Demonio en vivo. Los cuernos los esconde entre el pelo, la cola entre la ropa y sus manos queman”. Entonces como a mí me habían enseñado que hay un Dios y un Diablo, a Dios te lo imaginabas al ir a la Iglesia o cuando lo invocabas. Pero al Diablo uno no lo conocía y quería saber algo del Diablo. Cuando llegué a la conferencia yo quería conocer al Demonio. Mi sorpresa fue enorme y mi emoción también, porque fue una cátedra de casi todas las disciplinas, me despertó mucho interés y al final todos nos levantamos a aplaudirle. Después me acerqué a saludarlo como todos los compañeros; y comprobé que no era más que un ser humano como cualquiera, con una sabiduría extraordinaria y me llenó de mucho conocimiento. A partir de esa ocasión empecé a leer sus libros y conocer más de él.

El siguiente año, regresó como candidato a diputado federal, él era del PPS (Partido Popular Socialista), el fundador. Yo me integré a su equipo de campaña y asistía a los mítines a escuchar sus palabras, que eran verdaderas cátedras en cada participación. Después, él entró como diputado al Congreso y sus compañeros de aquel entonces le madaban informes periódicamente a México. Como los teléfonos estaban interceptados no se le podía comentar los problemas que había. Entonces yo le llevaba los informes a México.

Siguiendo las ideas de Lombardo Toledano, fue miembro del Partido Popular Socialista (PPS) y fue, tiempo después, como tuvo un acercamiento con el pintor David Alfaro Siqueiros, a quien considera, junto a José Clemente Orozco, Diego Rivera y Frida Kahlo; “un luchador social”.

- Lombardo andaba en el país en varios lugares formado grupos y comités solidarios para pedir la excarcelación de Siqueiros; porque por sus ideas precisamente lo recluyeron. Siqueiros fue un luchador social, Orozco también y Diego Rivera también junto con Frida. Yo soy del PPS (el Partido Popular Socialista) y proyectábamos y luchábamos por las ideas de Lombardo. Él buscaba un socialismo mexicano, algunos dijeron a la mexicana, pero él decía que un socialismo más humano, que a lo mejor pudiera ser un nuevo humanismo. Cuando él anduvo haciendo esos comités nosotros nos integramos a respaldar esas acciones, porque era una injusticia que por las ideas se recluyera a alguien.

La expresión pictórica fue una de las formas mediante las cuales los máximos exponentes del muralismo en México hicieron labor social. Para Méndez Nava, su pintura también es una forma de trabajar por y para su región. Esto lo relaciona con lo que vio y aprendió durante su militancia en el PPS, además de hacer referencia a otros personajes importantes que pertenecieron a este y otros partidos de ideas afines:

- Ellos siguieron trabajando con la pintura. Resulta que Siqueiros y Diego están en fotografías en la fundación del Partido Popular, anterior al socialista. Después, le agregaron en el 61 ó 62 “Socialista”, o sea, adoptaron la teoría marxista leninista [sic]. En el Partido Popular militaron Dolores del Río, el indio Fernández, López Tarso y muchos famosos estuvieron en ese movimiento. Pero Siqueiros era del partido comunista, no era ni del socialista, o sea era un poco más radical, como dicen los enemigos; pero no era más radical sino más firme en sus convicciones. Así como militaron en la política fueron grandes proyectores de la cultura. Yo también estoy haciendo mi trabajo, muy mínimo, pero estoy proyectando mi región…

Sobre Siqueiros abunda más que sobre cualquiera de los demás pintores, tal vez sea porque lo conoció o, tal vez, porque es quien le causó una impresión más grande, sea lo que sea, cuando habla de este personaje su voz resuena con firmeza:

-Siqueiros era un personaje imponente, incluso le decían el coronelazo o el coronel porque él participó en las luchas armadas en el Bajío y después se vino para México y continuó pintando. Fue una impresión muy emocionante y esa no lo olvido y la voy a llevar siempre presente, porque es uno de los pilares de la pintura mexicana.

La Casa de Cultura es uno de los espacios en los cuales se puede observar las pinturas de Gregorio, pero si se quiere conocer más a fondo su evolución como artista, se debe recorrer el trayecto a su taller, lugar en el cual no sólo se hallan sus producciones, sino también las de sus alumnos.

En el taller, entre vestigios y café…

Para llegar al taller basta con tomar una combi atrás de la Iglesia y pedir al conductor lo deje a uno en “la casa del pintor”, a lo que responden: “Ah, la casa de Gregorio”. Una vereda de tierra conduce a la puerta principal, junto a la cual, un poema de Lombardo Toledano da la bienvenida al visitante.


Gregorio Méndez Nava en su taller (Foto: Montserrat Pérez)


Adentro, todo un universo de materiales y vegetación se arremolinan en un espacio que más asemeja los paisajes de la sierra que una edificación. Además de las pinturas y las plantas que adornan las mesas y los muebles, en una repisa se encuentra una colección de vestigios arqueológicos y fósiles que el pintor ha encontrado a lo largo de su vida. Ahí se preservan y se muestran a los curiosos como muestra de un pasado lejano.

Muchas de las pinturas que se encuentran en el taller no están a la venta; la razón es el valor sentimental y, también, porque son parte de la colección personal de Méndez Nava. Los cambios en el estilo en algunas ocasiones son muy marcados, lo cual se asocia con distintos momentos de la vida del artista. Sin embargo, los temas son una constante: los paisajes, los animales, las plantas y, sobre todo, la gente; sus costumbres, su vestimenta, sus creencias.

Con una taza de café Goyo se sienta para hablar. El café es un producto que conoce más allá de las pinturas sobre el proceso de producción que ha realizado, sino también porque él mismo fue campesino. Con algunos tropiezos, narra la larga cadena de acciones para poder tener en la mesa “una simple taza de café” y, después, toma un sorbo del obscuro líquido.

Sobre jaguares y rostros…

De su obra, uno de los elementos que más lo identifican es el jaguar. Los jaguares de Gregorio Méndez Nava son una combinación entre la fiereza del felino y la delicadeza de las flores que adornan sus cuerpos y el espacio que los rodea.


Jaguar pintado por Gregorio Méndez Nava (Foto: Patricia Ayllón)


Los trazos suaves, finos y elegantes de la forma felina, así como de la naturaleza son acompañados por la mirada atenta del jaguar. Gregorio explica sobre estos animales:

-Los jaguares son mis preferidos, en ellos junto dos elementos: uno es la flor, que en la naturaleza es el elemento más débil y más hermoso igual que las mujeres, y el otro el jaguar que es el más cruel y el más terrible. Entonces ahí estoy juntando esas dos fuerzas.

En cuanto a otro de sus cuadros, La venta inútil, el pintor no dice mucho, pide solamente que se le interprete y después, con la mirada fija, explica:

- Eso es cotidiano verlo a veces en los tianguis o en cualquier otro día de la semana, que traen a vender sus productos y no se venden, regresan cargando con todas sus cosas y sin llevar nada a casa. Y la gente que viene a vender algo tiene la esperanza de regresar con algo para la familia.

Amigo

La importancia de la obra de Gregorio Méndez Nava se refleja en diversos puntos de Cuetzalan, donde puede encontrarse pinturas hechas por este personaje desde hoteles hasta organizaciones importantes de la comunidad. Por ejemplo, uno de los lugares donde se puede encontrar sus cuadros es la Sociedad Cooperativa Agropecuaria Regional “Tosepan Titataniske” (Unidos Venceremos), de la cual Méndez Nava es miembro honorario.

En otro punto de la ciudad, en el hotel Taselotzin, dos cuadros del pintor cuelgan en la pared. Este lugar es uno de los negocios de la organización Maseual siuamej Mosenyolchicauanij (Mujeres indígenas que trabajan juntas y se apoyan), quienes, en otra época, fueron también parte de la “Tosepan”.

Ambas organizaciones tienen una historia difícil de conflicto y separación. A últimas fechas las heridas del pasado parecen comenzar a sanar; no obstante los problemas, un punto de unión es y será Gregorio Méndez Nava, a quien, en ambos se considera como un amigo, así como un miembro importante de la comunidad.

Fuera del taller, las pinturas cobran vida

Caminar por las calles de Cuetzalan ofrece la oportunidad de ver y sentir lo que el pintor expresa. El mercado con las mujeres vestidas de blanco, las calles empedradas y, sobre todo, la naturaleza son imágenes recurrentes. Lo que queda es ver las imágenes de las pinturas de Méndez Nava. Sin embargo, antes de eso, cabe rescatar las palabras de la maestra Emma de los Ángeles Gutiérrez Manzano, directora del archivo histórico de Cuetzalan, sobre Gregorio Méndez Nava:

-Es una figura importante, es orgullo de nosotros y lamentablemente no se le da el lugar que merece. De repente, el otro día me dice la señora de la biblioteca: “Don Goyo trapeó el museo”. Yo voy y lo regaño: oye por qué trapeaste el museo, es que tienes que darte tu lugar. Me dijo: “Emma es que la gente viene y era un cochinero”. Y eso habla de cómo no se aprecia lo que es Goyo; pero Goyo es uno de nuestros estandartes de cultura más importantes y está vivo. Todo el mundo le conoce y para todos es “el Goyo Méndez”.


“Cuetzalteca con ofrenda de alcatraces” de Gregorio Méndez Nava (Foto: Patricia Ayllón)


Goyo es una figura y eso es lo más bonito para él, porque dicen nadie es profeta en su tierra. A él los indígenas sí lo respetan, porque además el es indígena, es orgullosamente indígena. Está muy cercano a la gente, incluso en cuestiones políticas tiene cierto ascendiente. Él tuvo la suerte de vivir con Don Vicente Lombardo Toledano, quien es una de las gentes más cultas, más inteligentes que ha habido en el gobierno mexicano y que lastimosamente no pudo llegar a ser presidente de la República. Entonces, Goyo aprendió mucho de Don Vicente, él es muy sencillo, muy sensible y tiene una ideología de luchar por los que no tienen, por los más desprotegidos y por los más necesitados.

Conclusiones

El trabajo de Gregorio Méndez Nava es una expresión de conocimiento y de difusión de la cultura cuetzalteca que ha logrado atravesar fronteras hasta llegar a lugares remotos del planeta. Sin embargo, no es sólo la expresión pictórica, sino la labor que hace dentro de la comunidad, lo que hace que en las calles del municipio que lo vio nacer sea reconocido, sí como respetado por su propia gente.

La obra, como retrato de la realidad, cumple con su función, ya que recorrer las calles de Cuetzalan es atravesarse con escenas de las pinturas de Méndez Nava, las cuales no sólo reflejan el aspecto bello de la vida, sino que también capturan las expresiones de dolor de la gente que trabaja para sobrevivir.

Por otro lado, sus experiencias de vida también demuestran que el interés por lo social inicia dentro de cada persona y que, si éste es real, llevará a seguir ideales de bienestar más allá de lo local.

Fuentes:

•Gutiérrez, Emma. Entrevista personal. 9 de abril de 2010.

•Méndez Nava, Gregorio. Entrevista personal. 8 y 9 de abril de 2010.

•Tosepan Titataniske. Entrevista. 9 de abril de 2010.

•Taselotzin. Entrevista. 9 de abril de 2010

•Nezahualcóyotl, “Sólo vivimos en tus pinturas” en Poesía náhuatl, http://www.toltecayotl.org/tolteca/index.php?option=com_content&view=article&id=627:poesia-nahuatl-&catid=26:general&Itemid=74, 16 de abril de 2010.

•Cuetzalan del Progreso. Enciclopedia de municipios. http://www.e-local.gob.mx/work/templates/enciclo/puebla/Mpios/21043a.htm, 17 de abril de 2010, 22:33 hrs.

© 2009 - Ceske - Sjezdovky .cz.

Design downloaded from free website templates.